DECLARACIÓNES
CUERP

Estoy aquí hablando en lo que tengo porque respirar contigo es una transformación que produce aliento.
El sueño de toda célula, Maricela Guerrero

Existe una necesidad de hacer presencia en la esfera pública a través de las imágenes en la era digital. Este pronunciamiento, ya sea de forma sutil o explícita, se presenta como un impulso irresistible para algunes de les creadores que han nacido en esta compleja transición entre centurias. En su trabajo, exploran las potencias de hacer mundo al inicio de un siglo en el que convergen grandes acontecimientos de distinto orden: las transformaciones generadas por el imaginario radical del movimiento feminista, la embestida del capitalismo neoliberal y la hiperaceleración del desarrollo tecnológico, cuyo énfasis se centra en dispositivos que dan primacía a lo visual.

Esta exposición digital gira en torno a las representaciones del cuerpo que parten de la imagen, entendida ésta como categoría, en las geografías denominadas como Chile y México. Se propone como una constelación de declaraciones que se entrecruzan y conversan en el universo de lo corporal, al final de un siglo marcado por la violencia. El conjunto de estos discursos visuales representa el clamor del cuerpo, de su lugar y de su presencia en el mundo desde lo individual y lo colectivo, tanto en lo subjetivo como en la praxis.

En esta constelación se declaran posicionamientos y vínculos que enuncian, desde lo político, la relación con otros seres vivos y el paisaje, así como las exploraciones íntimas de una generación de creadores que nos permiten ver, por un instante, un panorama situado en dos de los países que dibujan el inicio y el fin de lo que ha sido nombrado como Latinoamérica.

Estas declaraciones se acuerpan siendo un movimiento: en las masivas manifestaciones del estallido social en Chile y en las marchas feministas de México; en las prácticas deportivas y los refugios de migrantes trans*1 en la última frontera del norte de México; en la experimentación con los ecosistemas húmedos y secos que aún permanecen sin ser ocupados por las industrias extractivistas; en la relaciones intersubjetivas que se cuestionan y transitan en su sexualidad y género; en el habitar la noche y la fiesta de quienes no se identifican con los dictados de una cultura hegemónica; en el roce entre superficies vegetales y epiteliales; en el desdoblamiento digital de un sustrato biológico con ayuda de una aplicación en línea; así como en los retratos y autorretratos que nos lanzan una mirada directa para observarlos y preguntarnos si estamos reconociendo su presencia.

¿De qué hablamos cuando hablamos de cuerpo(s)?
Eso que habitamos o nos habita, eso que somos o tenemos, nuestro primer territorio o un lugar sin nombre.
Ser materia en movimiento y, a su vez, ser materia determinante.
Nacer en cuerpo implica también nacer en códigos según la cultura y la geografía, resulta ser privilegio o desventaja, discriminación o aceptación. Resulta ser seguridad o desprotección, resulta ser poder o vulnerabilidad.

Los discursos visuales que conforman la muestra declaran, responden e irrumpen las categorías y órdenes establecidos en lo público y lo privado de distintas formas, trastocan las estructuras sociales que cruzan a la existencia: género, clase, sexualidad, el falso concepto de raza, así como el mero tránsito por el mundo.

Y se nombran, a ellos mismos, como resistencia, fuerza, vulnerabilidad, valentía.
Esta experiencia corporal, que pareciera ser individual, tiene directa relación con la experiencia colectiva porque otros también nos permiten ser. Somos colectividad, somos el aullido de muchos, somos la revolución corporal, somos cuerpos en movimiento siendo un movimiento.

El énfasis de estes creadores en la imagen fotográfica —más allá de máquinas, aparatos, dispositivos y amplio acceso a medios— , en todo caso, revela las causas sociales y luchas por las cuales se inclinan como una reivindicación. Es así como se declaran María Hurtado, Aurorelunar, Valentina Sepúlveda, Alicia Cruz, Mayra López, Fernanda Requena, Memo Hojas, Paula Henriquez, Zayi Yaxbité, Persia Campbell, Ada Navarro, Catalina Cea, Frida Alin, Mar Coyol, Gabriel Rendón, Emilia Duclos, Santy Mito, Mariana Boubet, Cholita Chic, Cerea-Tamara Hidalgo, Aimee Melo, Eric Allende, Giovanna Wilson, Francia Aguilar, Naomi Madariaga, Andrea Murcia, Diego Figueroa, María Ruiz, Pablo Olivares y Juan Hoppe.

Vivir dentro de une cuerpo implica ser limitado en materia, finito, pero expansivo en presente, en experiencia. Una experiencia violenta, invisible, poderosa, plena. Un sentir tan penetrante que se hace declaración. Y una declaración implica una postura, una acción tan fuerte que le cuerpo resuena como la experiencia de nuestro presente.

Como parte del proceso curatorial, y dada la naturaleza del proyecto: una muestra digital, a la par de la investigación y la exploración de sus indagaciones visuales y la posterior selección de imágenes que conforman la muestra, les creadores desplegaron tres interrogantes cuya intención fue generar intimidad, a partir de sus propias concepciones del cuerpo, el género y su hacer fotográfico. Las respuestas, en conjunto, forman otros cuerpos, ahora escritos, dentro del universo de DECLARACIÓNES CUERP. Les invitamos a conocer algunas de sus ideas en la constelación.

Sofía Enríquez González y Valeria Caballero Aguilar
Curadoras

Valeria Caballero Aguilar

Querétaro, 1986

Curadora y fotógrafa, egresada de la ENPEG “La Esmeralda”. Desarrolla su práctica e investigación en torno a la imagen y las prácticas artísticas multidisciplinarias en comunidades específicas, sus dinámicas y su contexto.

Sofía Enríquez González

Viña del Mar, 1992

Licenciada en diseño de la Escuela de Arquitectura y Diseño e[ad] PUCV (CL), con Máster en Estudios Curatoriales por la Universidad de Navarra (ESP). Desarrolla su práctica curatorial en torno a la exploración de dinámicas colaborativas y sensoriales.

1Nota de les editores: “El asterisco que acompaña la palabra trans se utiliza para pensar dicha identidad como un paraguas de posibilidad de muchas identidades en tránsito. Así mismo, este mecanismo se opone a pensar que las identidades trans* sólo se reducen a las famosas tres “T” en el acrónimo LGBTTTIQ+ (travesti, transgénero y transexual)”, en Tadeo Cervantes y Lia García, “Hacia otra pedagogía radical de la proxémica de lo habitable”, Terremoto: La pared dividida, no. 13 (octubre de 2018 - enero de 2019), p. 81.