Densidad material y plástica fotográfica

Entrevista a Mauricio Alejo por Vera Castillo

compartir           

Las fotografías de Mauricio Alejo documentan a través de la imagen eventos escultóricos vinculados al espacio. El artista conversa con Vera Castillo para profundizar acerca de las relaciones entre fotografía, escultura y video.

Vera Castillo (VC): Para quienes conocemos tu trabajo entendemos que es difícil colocarlo únicamente en el marco de la fotografía. Me interesa saber cuál es la relación de tus exploraciones artísticas con lo fotográfico y escultórico.

Mauricio Alejo (MA): Mi práctica puede describirse como una documentación en imagen de eventos escultóricos aunque ésta es una descripción inexacta por no decir incompleta. En realidad me gustaría que la gente viera mi trabajo como una exploración del espacio en el espacio. Me refiero a otros espacios posibles dentro del espacio físico. Sería una exploración que ahonda entre el intercambio de lo real y lo imaginario. Entre el espacio existente y el espacio mental, y cómo la imagen negocia la distancia entre uno y otro. Pero es justo la imagen la que produce esa distancia y de ese modo la entiendo, no como un medio, sino como otro sitio. Dicho de otro modo, los videos y las fotografías que hago no pretenden narrar sino proponer un espacio de observación intensificada, pero no como un relevo de lo real sino un sitio pararreal; esto incluye mis instalaciones que también obedecen a este interés de participar en ciertas experiencia básicas donde lo fenoménico se intersecta con distintos procesos mentales.

VC: En tu trabajo utilizas fotografía y video, ¿cómo intuyes qué medio utilizar para cada pieza?

MA: Es sencillo, como decía, muchas de mis piezas se formulan desde lo fenoménico, es decir, desde su especificidad como experiencia material. No son ilustraciones de ideas ni pretenden tener equivalentes simbólicos. De esa manera no es que piense: “Tengo una idea. ¿Qué es lo que mejor le va?”, sino: “esta experiencia, ¿cómo es que puede existir con mayor intensidad?” Creo que parto de una economía de recursos que me impide tomar muchas decisiones y más bien establece relaciones de necesidad.

Por ejemplo, algunos videos lo son simplemente porque sucede algo en ellos y para que ese algo suceda se requiere la dimensión temporal. De otro modo serían fotos. Si algo puedo discernir como hilo conductor de mi producción es que elijo en base a qué tan simples y transformadoras son las proposiciones que puedo hacer.

VC: Háblanos sobre el acercamiento que has tenido con la fotografía de producto.

MA: A los artistas nadie nos pide que hagamos lo que hacemos y encima de eso andamos buscando soluciones a problemas que no existen. Ha habido un cambio en mi trabajo fotográfico. En un nivel básico parece que esta mutación obedece al hecho pedestre de que mientras vivía en Nueva York mi departamento era todo mi universo, y cuando estuve de vuelta en México pude rentar un estudio. Muchos de mis intereses se trasladaron a este otro espacio y también lo hizo la fotografía como tema.

Hay algo que me resulta fascinante de la fotografía de producto como es la falta de misterio, su inexpresividad y el hecho de que sirve a un propósito. Todos estos elementos me parecen un molde incómodo para la llamada “fotografía artística”. Lo que hago son imágenes explícitamente autoconscientes de su propia producción. Me parece que hay un tipo específico de verdad que se puede producir en un espacio tan artificial y controlado. La noción de estudio fotográfico fue un invento del positivismo en el siglo XIX. Ahí fue donde el método de conocimiento pasó definitivamente de la especulación metafísica a la observación científica, y la fotografía comenzó a servir como herramienta tanto para el conocimiento objetivo como medio de producción estética, pero la barrera que divide a estas dos prácticas se ha mantenido porosa desde entonces.

Desde finales de los setenta del siglo pasado ha existido una observación crítica de las funciones ideológicas y meta-discursivas de lenguajes de la publicidad y el cine. Quizá la diferencia en términos contemporáneos es que el tálamo de superioridad estética desde el cual la fotografía artística parecía observar a otros lenguajes ha sido devastado por la impetuosa marejada de imágenes en Internet y la porosidad que de por sí ya existía entre todos estos lenguajes.

En este nuevo ecosistema la fotografía artística en sí se ha visto exhibida en sus formulismos, manierismos y pretensiones. Lo que nos queda es una asimilación sin ironía y con fascinación de lo que antes considerábamos como despectivamente vernáculo y queda asumido sin superioridad jerárquica y en su capacidad de producir experiencias inusitadas y problematizar, quizás ahora más que nunca, nuestra relación con las imágenes que producimos.

VC: ¿Conoces el trabajo de alguno de los artistas incluidos en PICS (Plataforma de Imágenes Contemporáneas) que llame tu atención?

MA: Conozco la plataforma y he visto el trabajo de varios fotógrafos en su índice, pero no el de todos y eso hace injusto hacer cualquier comparación. Veo con gusto que la producción fotográfica joven es vasta y de una calidad que no se dio en mi generación. He pensado que si me hubiera tocado producir en esta época, mi trabajo no hubiera tenido la visibilidad que ha tenido.

En general me gustan los artistas que tienen procesos mentales diametralmente opuestos al mío. Por razones aleatorias en las que influyen la visibilidad que ya tienen, puedo mencionar trabajos como el de Liza Ambrossio, que llama mi atención por sus dislocaciones simbólicas y el ímpetu emocional que las alimenta; pero en contraste, por ejemplo, pienso en el trabajo de Fernando Gallegos a raíz del aura contemplativa que logra crear en base a la suspensión narrativa, su trabajo produce con delicadeza una sensación de misterio, al mismo tiempo ingrávida y ominosa.

Mauricio Alejo (Ciudad de México, 1969). Ha realizado exposiciones individuales en Nueva York, Japón, Madrid, París y México. Su trabajo ha sido mostrado en el Instituto de Arte Contemporáneo CCA Wattis en San Francisco; Museo Centro de Arte Reina Sofía en Madrid y La VIII Bienal de La Habana, entre otros espacios.
@mauricioalejo

Vera Castillo (Ciudad de México, 1991). Es colaboradora del proyecto Plataforma de Imágenes Contemporáneas, PICS, del Centro de la Imagen e investigadora independiente de fotografía del siglo XX. Su trabajo ha sido publicado en las revistas Alquimia y Tierra Adentro, y en el suplemento El Tlacuache del Centro INAH Morelos.
@veracastille