El hilo del relato en Casa madrugada

Rodrigo Castillo

compartir           

Reynel Ortiz desarrolla su práctica a partir de la fotografía, la literatura y el video, y se aproxima a disciplinas como la historia y la antropología, proponiendo reconstrucciones que diluyen el sentido de lo real. Sus series fotográficas María del silencio y Casa madrugada sugieren la continuación de una lectura vinculada a la memoria del fotógrafo.

Eugenio Echeverría sugiere que el trabajo de Reynel Ortiz tiene como punto de partida la figura de la isla como espacio simbólico, lo que podemos ver en sus trabajos Austral, Ninguna isla, La Isla Nómada e Insular. Los paseos que Ortiz realiza en exteriores, al parecer, son una más de sus ocupaciones. Al percibir el entorno insular como símbolo y la espacialidad como orden por el que su cuerpo se desplaza le permite hilar relatos a partir del registro de imágenes fotográficas, en video y gif, que cuentan historias alrededor de los procesos políticos y económicos de los sitios.

La casa, ese espacio que coloca a los recuerdos en diferentes niveles de la alacena, permite a Reynel experimentar con la movilidad urbana (mudanzas) y el registro de sensaciones y emociones

“Las especulaciones que se generan en torno a un territorio [físico]” breve, pequeño, dice Ortiz, o digital como en su serie Ignoto, se convierten en referentes visuales vinculados a nuevas subjetividades, en las que usuarios de plataformas digitales recorren lugares inexplorados apenas perceptibles a la mirada, o plenamente físicos y vírgenes, metafóricos y míticos, jardines bucólicos como en su serie Arcadia o representaciones sensoriales en Casa madrugada, este último trabajo de Ortiz quizá sea el más alejado en torno a lo insular, y más cercano a un tono intimista en el que la memoria revela otra de las aristas del quehacer del fotógrafo.

Casa madrugada se presenta en el umbral de la mudanza, a caballo entre aquel espacio físico habitado por los recuerdos maternos y la construcción de una nueva subjetividad hilada al relato del pasado en una soledad claustrofóbica.

La serie María del silencio es de alguna manera el hilo narrativo de Casa madrugada. Al centrar el espacio doméstico como escenario de la memoria, Ortiz replantea los recorridos exteriores para trabajar a partir de una serie de cuestionamientos personales con el pasado a los que el artista llama “paisaje mental” para incorporar a su discurso la figura materna vinculada a la ausencia y la nostalgia. La casa, ese espacio que coloca a los recuerdos en diferentes niveles de la alacena, permite a Reynel experimentar con la movilidad urbana (mudanzas) y el registro de sensaciones y emociones: el retrato de los objetos como recuerdo y el autorretrato en el que el cuerpo del artista se enconcha para desplegarse: hace de su memoria su casa, la que hoy a cierta distancia del seno materno habita en singular. Casa madrugada se presenta en el umbral de la mudanza, a caballo entre aquel espacio físico habitado por los recuerdos maternos y la construcción de una nueva subjetividad hilada al relato del pasado en una soledad claustrofóbica. Construidas quizá no intencionalmente a manera de diario, María del silencio, homenaje a la madre de Ortiz, y Casa madrugada, experimentación intimista que apela a la noción de tarantelia, siguen de algún modo a Roland Barthes a través de la fotografía de su madre de niña en el invernadero, y sugieren entre tanto la capacidad de poder establecer lecturas entre una y otra serie, como parte de un proceso en el que el artista desea “enclaustrarse en su propio cuerpo” y autorretratarse en el límite de “la no pertenencia a un espacio familiar”.

Reynel Ortiz (Morelos, Cuernavaca, 1983). Realizó el posgrado en Medios y Tecnologías para la producción Pictórica en el Instituto Universitario Nacional del Arte en Argentina. Obtuvo la beca del PECDA Morelos, en Instalación (2014) y fotografía (2007), el segundo lugar en el Festival Internacional de la Imagen 2014, en la categoría Técnicas Alternativas, la beca Adidas Border 2013 y una mención honorífica en la V Bienal de Artes Visuales Miradas 2012. Actualmente es profesor en la licenciatura de Artes en la UAEM.

@reynel.ortiz