Extensiones

Videos de Uriel Velasco
Intervención poética de Rosario Loperena

compartir           

Fluido #2 inaugura su sección dedicada al trabajo en colaboración. A partir del trabajo en video de Uriel Velasco, la poeta y fotógrafa Rosario Loperena se hace de una tela de araña para dejar caer el corazón y dejarlo prendido entre los hilos:

Ví las luces de las avenidas reflejadas sobre mi piel.
Mis brazos eran un espacio de destellos lilas y naranjas
como la superficie de Saturno.
Atravesé la ciudad descalza
hasta llegar a las faldas de una montaña suburbana.
Al final del trayecto supe que ninguna muerte
es la muerte última,
que la mordida de la muerte no.
Que los ojos no tienen paciencia.
que puedo aprender a mirar más lento.
Que la transformación
como los sucesos del agua,
el nacimiento invisible de las nubes,
su desaparición de lluvia
en las distintas tonalidades de vapor.
Lo sublime del pensamiento que nunca alcanza
a comprender,
lo que no sabemos cómo llegó a su forma,
lo que no intuimos que alguna vez pensamos,
el proceso que sólo puede mirar el alma
cuando está completamente quieta.
Que la pérdida del habla
una nueva habla sin la boca.
El quinqué que se ha prendido por adentro
y encontrar al monstruo debajo de la cama
el monstruo que me aterra porque tiene mi cara
y mi voz y me mira mirándome por dentro.

Mirar el finísimo hilado del destino
sin intentar jamás nombrarlo.
Mirar y entender para nunca decir a nadie en alto.
Guardar más allá de la nuca lo intraducible del camino.
Hacerse una tela de araña para dejar caer el corazón,
dejarlo prendido entre los hilos:
los insectos del tiempo vendrán a libar de él.
Y ese corazón tal como el fruto arrugado,
se convertirá en tierra de la que bebe un árbol apenas niño.

Uno piensa que hacer el pan,
amasarlo lento,
perfumarlo de anís,
mirar cómo expande su volumen
en el espacio
cómo pasa de ser objeto plano
a un ser tembloroso que respira,
es un proceso parecido al cariño,
uno piensa en lo suave de la masa,
en lo terso del contacto.

Lo que no se alcanza a ver de cerca es la fermentación,
las colonias de organismos invisibles que se erizan en el aire,
la asfixia.

Quizás el error está en pensar
que el amor es como otra cosa.
Quizás el error está en pensar
en que una cosa puede ser
como otra cosa.
Quieras el error está en pensar
en símiles,
que el lenguaje puede hacer equivalencias.

Una cosa no es otra cosa
una cosa no es otra cosa
aunque se parezcan demasiado
una cosa no es otra cosa
hay un milímetro de grieta
que hace imposible
poner dos palabras
en igualdad de circunstancias.

Quizás el error es esperar
del lenguaje un orden,
esperar algo solamente
el error es también creer
en los espejos,
como si no hubiera una herida de caos abriendo la puerta de la casa.

Quizás la certeza esté en el órgano del cuerpo que es para soñar.

Hacer el pan es hacer el pan aunque se queme y ese olor no se parezca a nada.

Uriel Velasco (Ciudad de México, 1994). Trabaja la imagen como herramienta sexual afectiva, manejando la vulnerabilidad corporal sobre masculinidades disidentes.
@myprom

Rosario Loperena (Ciudad de México, 1985) Poeta y fotógrafa. Es autora de los libros Nuevo alfabeto visual (2014), Cajas (2015), Historia de los huesos de un caballo (2016), Ba’ax. La vida después de la vida de los objetos (2017) y Cuaderno de curarse (2018).
@marosariocl_3