Stories corporales

M.S.Yániz

compartir           

A través de Instagram el crítico M.S.Yániz realizó una pregunta sobre los miedos del futuro principalmente vinculados al periodo pandémico y pospandémico. Muchas de las respuestas recibidas apelan a la libertad sexual establecida pero que podría verse afectada a raíz de políticas públicas anacrónicas.

Después de un mes de encierro y el avistamiento del horizonte de la “nueva normalidad” en México, surgen preguntas acerca del futuro. Como en todo el orbe, creo. Pero más allá de las políticas públicas que no pintan bien, de la amazonización del consumo o las tiendas Zara surge la cuestión sobre el cuerpo y los excesos comunitarios.

La pregunta común de muchos jóvenes es sobre el futuro de las fiestas y las relaciones sexoafectivas.

¿Cómo seguir con el desborde y confianza de los besos de tres, el sexo casual y el dejarse ir desinteresado en una noche de fiesta si lo que imperara en lo social es el miedo, la desconfianza y la paranoia por el riesgo mortal de un virus que cualquiera puede tener? Guardando su distancia, pero sospecho que el paradigma que se abre es parecido al del SIDA. El total desconocimiento de una enfermedad, el cuerpo vulnerable y el temor a la otredad.

El estado de excepción, el riesgo de la globalización, el fortalecimiento de las fronteras y estados-nación pueden seguir su rumbo sin los excesos del cuerpo, incluso les serviría que la fiesta diezmara. Las medidas de austeridad y Ley Seca propuestas por el presidente de México son quizás un síntoma. Pero lo real, al menos en la vida práctica de esta pequeña ciudad latina, es que el cuerpo reclama otros cuerpos.

A través de Instagram realicé una pregunta sobre los miedos del futuro, y todas las respuestas tenían que ver con la libertad sexual que se ha ido ganando y que hasta hace poco estaba naturalizada. No creo tener las respuestas porque aún no sabemos cómo será la nueva normalidad y si sí entraremos en lógicas paranoicas de inseguridad o si paulatinamente todo irá regresando a la normalidad capitalista de la libertad sexual y de consumo.

El estado de excepción, el riesgo de la globalización, el fortalecimiento de las fronteras y estados-nación pueden seguir su rumbo sin los excesos del cuerpo

Fuese como fuese creo que mantener vínculos corporales es necesario. No hace mucho salí a ver a una amiga, para matar el tiempo y pensar la situación. Ambos protegidos y con la sana distancia durante todo el encuentro. Al final, después de que unos policías nos corrieran de una banca nos estábamos despidiendo y nos quedamos viendo como esperando algo. Después de unos minutos ambos al unísono dijimos: “De menos un abrazo, ¿no?”. Entonces nos dimos un fuerte abrazo con cubre bocas. Aunque suene a lugar común buscar espacios donde se encuentren lxs cuerpos será, tal vez, el sitio donde resida aquella vieja normalidad. Aunque ello implique bailar y coger con tapabocas.

M.S.Yániz (Ciudad de México) es crítico y editor. Estudió Literatura en la Universidad Autónoma Metropolitana. Es fundador del espacio autogestivo Sociedad de Lectores Independientes. Escribe sobre arte contemporáneo, cine y poesía. Coeditó los Ensayos completos de Tomás Segovia para el sello Ediciones sin Nombre.
@aberraciones_textuales