Emojis




Queer

En su libro Gender Trouble, Judith Butler aborda la teoría queer como un conjunto de ideas y prácticas que consideran a las identidades como algo en constante flujo, no determinante y en continua rebeldía e interseccionalidad. Por su parte el escritor Carlos Monsiváis nos comparte en Que se abra esa puerta, que lo más semejante al uso de la expresión inglesa queer en México, es aquello asociado con lo extraño y raro. En ese sentido las series televisivas norteamericanas popularizaron en nuestro país cierto uso del lenguaje que llevó a encarnarlo en determinadas formas de ser y de vida. Mientras que cierto sectores urbanos relacionaron este término a distintos modos de construir una identidad a partir del consumo; otros tantos lo asumieron como una estrategia política para situarse en el mundo desde otro realidad.

En el contexto de la cultura visual, podemos observar cómo algunos artistas han decidido deslocalizar el sentido asociado al vocablo queer, situándolo en Latinoamérica con la palabra cuir. Es posible acercarnos desde esta tensión, entre términos y geopolíticas, a la experimentación fotográfica en la obra de Pedro Lemebel y Sergio Zevallos, así como en la de Jürgen Klauke. Desde nuestras voces disonantes entre sí podemos enunciar el manifiesto de Lemebel que comienza por decir, “Hablo por mi diferencia”.






COMPARTIR





RELACIONADOS