Emojis




Raza

El inicio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte trajo consigo una economía global no equitativa, al mismo tiempo que los medios masivos de comunicación invadieron los televisores y otros dispositivos de recepción visual. Con ésta, llegó el auge de campañas multiculturales, como la liderada por la empresa Benetton a través de su director creativo Oliviero Toscani. En su publicidad vimos posar ante la cámara una diversidad de razas cuyo color de piel se ofrecía como lema de igualdad y celebración de la diferencia en pos del consumo.

Como envoltorio del individuo, la tez ha sido maquillada a lo largo de la historia de la fotografía para conveniencia y usos políticos, culturales y económicos. Recordemos las fotografías de Porfirio Díaz, donde se nos muestra a éste como originario del estado de Oaxaca o aquellas que nos recuerdan a un dirigente que encarna la ideología procedente de Francia. La piel se deslava, tiñe o recubre según se prefiera. Podemos transitar desde el mítico cambio de piel del cantante Michael Jackson hasta los experimentos creativos y polémicos de la artista francesa Orlan. Recientemente en nuestro país, Susana Vargas ha propuesto el uso del concepto "pigmentocracia", para referirse a la relación entre poder y color de piel, un sistema sexogénero en el que las tonalidades de piel se encuentran vinculadas a cierto nivel socioeconómico y existen de forma relacional-contextual.






COMPARTIR





RELACIONADOS